El elemento, de Sir Ken Robinson

Sir Ken Robinson

Todos hemos escuchado alguna vez la expresión de “estar en tu elemento”, pero quizá nunca le habíamos prestado demasiada atención o, mejor dicho, toda la que se merece. El nuevo libro de Ken Robinson, precisamente titulado El elemento, recalca el valor y la necesidad de desarrollar nuestras aptitudes naturales, no estancarnos en la visión lineal de la educación y el trabajo. Está repleto de experiencias y conversaciones con personas que han sacado lo mejor de sí mismas, en diferentes profesiones o ámbitos.

Su tesis, que defiende la inherente creatividad e imaginación del ser humano, se basa en la idea de que el mundo cambia a una velocidad vertiginosa y, en consecuencia, es imposible adivinar cómo vamos a vivir en el futuro: lo único que sabemos es que hará falta mucha imaginación y creatividad para transformarnos y afrontar los nuevos retos.

La idea de educación tradicional, basada en clases magistrales que alinean el conocimiento y en una jerarquía de materias que ponen en lo más alto a las matemáticas y las humanidades, relegando para el final actividades como el arte o la danza, se está quedando (o se ha quedado más bien) totalmente obsoleta.

Según Robinson, es totalmente necesario que descubramos y recuperemos nuestras verdaderas pasiones: descubrir el Elemento no trata de otra cosa que de recuperar capacidades sorprendentes en nuestro interior, y desarrollarlas dará un giro radical no sólo a nuestro entorno laboral, sino también a nuestras relaciones personales y, en definitiva, a nuestra vida.

Porque, en definitiva, nadie puede negar que cuando nos apasiona lo que hacemos y, además tenemos la preparación adecuada para hacerlo bien, estamos en nuestro Elemento, este estado maravilloso en el cual trabajamos sin cansancio y con gran creatividad.

Los colegios y las empresas deberían ayudarnos a todos a encontrarlo para lograr un mejor desarrollo para el futuro. Sin duda, El elemento, es un libro imprescindible sobre educación, creatividad y aspiraciones.

Tags:

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top