Cartas manuscritas de personajes históricos a la venta

SUBASTA_DE_CARTAS

Pocas veces tenemos la oportunidad de ver reunidos nombres de personas tan relevantes como Thomas Jefferson, Abraham Lincoln, Napoleón, el rey Enrique II de Inglaterra, Mahatma Gandhi, Karl Marx, Joseph Conrad, Emily Dickinson, Ernest Hemingway, Charles Dickens, David Hume, Paul Gauguin, Claude Monet, David Livingston, Mata-Hari, Albert Einstein, Sigmund Freud, Ludvig Van Beethoven, Wagner, Joe DiMaggio, Babe Ruth, Rodolfo Valentino o Marilyn Monroe. Si además sumamos que esta recopilación de nombres tiene que ver con una serie de misivas escritas con el puño y letra de todos ellos, podemos hacernos una idea del valor que esta reunión puede alcanzar.

Trescientas cartas escritas por figuras históricas serán subastadas el próximo 18 de diciembre. El resto de correspondencia, podríamos hablar de unas 3.000 misivas, irá vendiéndose a lo largo del próximo año, teniendo como fecha de inicio el próximo mes.

Estas cartas pertenecen en la actualidad a la colección privada de un distinguido coleccionista americano, cuya identidad se desconoce. Una persona que ha decidido poner en venta este valioso tesoro, cuyo primer lote estaría valorado entre cinco y ocho millones de dólares.

Encontramos piezas tan destacadas como 10 cartas escritas por el primer presidente de los Estados Unidos, en las que se puede ver claramente cuál era el principal objetivo de dicho presidente “La paz en el mundo, ese es mi deseo más sincero, estoy seguro de que es nuestra única política verdadera y persuadido de que es el deseo más ardiente de este Gobierno”.

Misivas sobrecogedoras como las de Marilyn Monroe. Textos en los que la famosa actriz declaraba que “Todavía estoy perdida”, poco antes de perder la vida por una sobredosis en 1962.

Cartas tan íntimas como la que Van Gogh envió a los Ginous, propietarios del Café de la Gare en Arles, en la que hacía gala de una lucidez extrema sobre la enfermedad que padecía. “El dolor nos recuerda que no estamos hechos de madera. Eso es lo bueno de la vida, al menos para mí, y es lo que hace que vuelva al trabajo con menos miedo al dolor, lo que incrementa mi serenidad”.

Sin lugar a dudas, estas cartas narran intimidades realmente interesantes de todos estos personajes. Recuerdos valiosísimos que buscarán comprador en Nueva York durante este mes.

Tags: ,

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top