El Marqués de Sade, libertino y escritor

Marques de Sade

Donatien Alphonse Françoise de Sade, más conocido como el Marqués de Sade, ha pasado a la historia más por su faceta de libertino y transgresor en las artes amatorias que por sus novelas, en las cuales se nos presenta como una persona sin miedo a decir lo que piensa y siente. Esta actitud, que casi se podía considerar como desafiante en una época de férrea moral, le granjeó una fama de depravado y pervertido que le ha seguido hasta nuestros días, aunque en parte resulta injusta.

Como él mismo dijo en más de una novela, la diferencia de clases y el abuso de poder durante los siglos XVIII y XIX, llevaron a los gobernantes y nobles a ejercer conductas mucho peores que las suyas. Su novela “Las 120 jornadas de Sodoma” nos deja bien claro lo poco que los ricos valoraban la vida de los pobres en aquellos años, y lo frecuente que resultaba “comprar” a alguien por unas pocas monedas. Esta situación nacía de las lamentables condiciones en que vivían los más desfavorecidos en los momentos previos a la Revolución Francesa.

Nacido en 1740, en el seno de una familia perteneciente a la aristocracia, Donatien Alphonse nunca pudo integrarse entre las clases dominantes de su época.Poseía una férrea educación, tanto militar como religiosa, y durante la Guerra de los Siete Años dio muestras de su coraje en el combate, lo que le valió un ascenso a capitán.

Tras su paso por el ejército comenzó su vida de desmanes y perversiones, pasando con frecuencia por las cárceles debido a los frecuentes escándalos en que se veía envuelto. Aunque en un principio utiliza su estatus social para escapar alguna que otra vez de las condenas, su punto culminante llega cuando consiguió hacerse con un teatro en las proximidades de París. Siempre rodeado de un nutrido grupo de amantes, a pesar de que su situación económica no era precisamente boyante, su perversión llegó a su punto culminante cuando fue acusado de sodomía y asesinato. Estos cargos le valdrían la pena capital, por lo que se exilió a Italia y después a España.

Cuando regresó a París a visitar a su madre, que se encontraba en sus últimos momentos, Donatien Alphonse fue arrestado y encarcelado primero en Vincennes y después en la Bastilla, donde estuvo cerca de 14 años. Pero quedó libre al estallar la Revolución Francesa, cuando la Bastilla fue arrasada.

Una vez que volvió a ser libre, trató de involucrarse más en la política de la ciudad, aunque no tuvo éxito en su empeño, y finalmente terminó sus días en el hospital psiquiátrico de Charenton, falleciendo en el año 1814.

Su legado literario está compuesto principalmente de novelas y obras de teatro, en las que reflejó (quizá mejor de lo que muchos quisieran) la realidad tras las apariencias del poder establecido de se época. Hay quien las considera una apología del sadismo y quien cree que son una crítica a los abusos cometidos en sus tiempos.

Bibliografía:

-La filosofía en el tocador 1795
-Juliette o las prosperidades del vicio 1796
-La nueva Justine o las desgracias de la virtud 1799
-Los crímenes del amor 1800
-Zoloe y sus dos acólitas o unas semanas en la vida de tres bellas mujeres 1800
-La marquesa de Gange 1813
-Las 120 jornadas de Sodoma, publicado póstumamente en 1931

Tags:

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top