J.R.R. Tolkien, una vida dedicada a la fantasía

Tolkien

John Ronald Reuel Tolkien nació en la ciudad de Bloemfointein, en Sudáfrica, el 3 de Enero de 1892, pero tanto él como su hermano menor se mudaron junto con su madre a Inglaterra en 1896, tras el fallecimiento de su padre. La desgracia vuelve a caer sobre los jóvenes hermanos Tolkien, cuando pierden también a su madre en 1904, quien sólo contaba con 34 años y fallece a causa de la diabetes. Ambos hermanos terminan siendo educados por el Padre Francis Morgan, un amigo de la familia que les inculcará los valores del catolicismo.

Tras estudiar en la escuela King Edward (Birmingham), en Saint Philip y en la Universidad de Oxford, consigue graduarse con honores en las asignaturas de literatura y lengua inglesa en 1015, el mismo año en que se alista en el ejército de Gran Bretaña. Poco después marcharía hacia Francia a combatir, no sin antes contraer matrimonio con Edith Bratt, su novia desde hacía años.

Pero la guerra no duraría mucho para Tolkien, ya que en 1917 contrajo la conocida “fiebre de trinchera” por la que tuvo que ser retirado del frente y hospitalizado. En ese mismo año nace su primer hijo y comienza a escribir “El libro de los Cuentos Perdidos“, lo que se podría considerar como el génesis de su obra posterior. Tras su hospitalización y después de haber sido ascendido a Teniente, vuelve al campo de batalla, esta vez en Staffordshire hasta que termina la guerra. Instalado con su familia en la ciudad de Oxford, Tolkien ve nacer a sus hijos Michael (1920), a Christopher (1924) y a Proscilla (1929).

La pasión de Tolkien por los idiomas del Norte de Europa le llevó a desarrollar un curioso entretenimiento, inventar nuevos lenguajes, a lo que le ayudaron sus estudios de lengua y literatura y su puesto como profesor de Anglosajón en la Universidad de Oxford durante 20 años. También dio algunas conferencias sobre el género de Fantasía, en las que presentaba su forma (no exenta de crítica) de ver este género y sus orígenes, influencias y significado.

Su amor por la mitología y las historias fantásticas le llevó a concebir primero “Las Leyendas de los Primeros Días“, obra que serviría como base para crear sus obras más célebres (aunque no las únicas), “El Hobbit” (en 1937) y “El Señor de los Anillos” que se terminó de publicar (en 3 volúmenes) en 1955. Estas obras han sido llevadas recientemente al cine con gran éxito por el director Peter Jackson, llevando el legado de Tolkien una generación más allá.

Tolkien se jubila en 1959 como profesor de Oxford, y continúa escribiendo hasta 1973, fecha en que fallece a la edad de 81 años, apenas un año después de recibir de manos de la Reina Isabel la Cruz del Imperio Británico.

Tags:

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top