La Generación del 27, corriente cultural literaria

Generacion del 27

Tras el fallecimiento de Rubén Darío, comienzan a asentarse en la sociedad española las nuevas corrientes culturales (cubismo, surrealismo, creacionismo y dadaísmo), dando paso a una época de florecimiento cultural que estuvo marcada por la deshumanización de la poesía. Esta situación de esplendor llega a su fin durante los años 20 con la caída de la Bolsa de Nueva York y la posterior instauración de los regímenes totalitarios y el estallido de la Guerra Civil Española. Ésto llevó a retomar una poesía en la que se reflejaban de nuevo las inquietudes del hombre.

Se conoce como Generación del 27 a los poetas y escritores que participaron en el tercer centenario del fallecimiento de Luis de Góngora y Argote, que se celebró en la ciudad de Sevilla. Hay que aclarar que aunque fuese el homenaje a Góngora el que cohesionó a este grupo, no se les puede considerar como discípulos o imitadores de su forma de expresión, pese a que compartían con él el uso de las metáforas y el hermetismo en el lenguaje. Una de sus características principales fue el respeto por los poetas que les precedieron, siendo empleada a menudo la expresión “tradición y vanguardia” para definir a la Generación del 27.

Para los miembros de la Generación del 27 era fundamental el conseguir una elevada depuración y perfección técnica, dejando de lado el romanticismo para perseguir una mayor estética en detrimento del contenido. Su afán por la poesía carente de línea narrativa y relato les valió el adjetivo de “elitistas”, cuando José Ortega y Gasset les tilda de crear un arte exclusivo para minorías. Para ellos la originalidad estaba por encima de todas las metas, y pese a que fueron levemente influenciados por la corriente surrealista, aun hoy en día no está claro hasta que punto.

A medida que evolucionaba su poesía, en consonancia con la realidad civil y política del momento, se vuelve a retomar el componente humanista en sus trabajos, volviendo a preocuparse de los problemas de la sociedad y los individuos. Incluso en algunos casos como en el de García Lorca, la tendencia hacia el compromiso social tuvo graves consecuencias para sus autores.

Sus integrantes más destacados fueron Federico García Lorca, Luis Cernuda, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Vicente Aleixandre, Dámaso Alonso, Emilio Prados, Rafael Alberti y Manuel Altoaguirre. La mayoría de ellos tenían casi la misma edad, compartían una ideología liberal y estaban unidos por lazos tanto culturales como de amistad.

Tags: ,

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top