Confesiones de una vieja dama indigna, de Esther Tusquets

Esther Tusquets

En una época como la que vivimos en la actualidad, donde la tecnología invade todos los rincones de nuestra vida y en la que el mercado editorial está siempre en el punto de mira e intentando subirse al carro de la innovación (e-books, plataformas digitales, etc…), poder acceder al universo íntimo de una de las grandes editoras es un lujo que toda persona amante de la lectura no debería de perderse.

En “Confesiones de una vieja dama indigna”, la segunda parte de las memorias de la editora catalana Esther Tusquets, tras la genial “Habíamos ganado la guerra” la autora desgrana con la ironía, la sinceridad y ciertos puntos de osadía que siempre la han caracterizado cómo la joven criada en la alta sociedad barcelonesa acaba poniéndose al frente de una de las editoriales más carismáticas e importantes del panorama literario nacional, la Editorial Lumen, y cómo ha sido su vida (privada, profesional, sentimental) como gran señora de la edición.

El título de la obra, que hace referencia a una frase bastante pronunciada por Tusquets en referencia a cómo desea vivir la última etapa de la vida (“Acabaré siendo una vieja dama indigna, haré lo que quiera y diré todo lo que pienso”) es, precisamente, eso: las confesiones de una mujer a la que siempre le ha rondado la polémica y que desgrana aquí con una pasmosa franqueza los años que transcurren desde que se licencia hasta sus espléndidos 73 años.

Además, y como los inicios de la editorial coinciden con el movimiento cultural de la llamada “gauche divine” barcelonesa en el que la autora estuvo muy implicada, pasan por sus páginas nombres tan ilustres como Oscar Tusquets, Oriol Bohigas, Jorge Herralde, Beatriz de Moura, Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma., Carlos Barral, así como los autores que conoce y edita (Vargas Llosa, Quino, Pablo Neruda, Julio Cortázar, Ana María Matute) y explica, de nuevo con total sinceridad, los por qué de episodios más dramáticos que acontecieron, tanto en su vida personal como profesional.

En un mundo donde la hipocresía está a la orden del día, la voz de la Tusquets es poco menos que una bocanada de aire fresco. Tremendamente divertida, por cierto.

Título: “Confesiones de una vieja dama indigna

  • Autora: Esther Tusquets
  • Editorial: Bruguera
  • Páginas: 380

Tags:

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top