El niño perdido, de Thomas Wolfe

El-niño-perdido

Uno de los grandes escritores norteamericanos de la década de los años 30 del siglo XX, Thomas Wolfe, vuelve a la más rabiosa actualidad literaria gracias a la editorial Periférica, que ha decidido reeditar una de sus novelas cortas más bellas, “El niño perdido”.

Llena de inteligencia, de intensidad y de sugerencias, este texto de Wolfe ha sido calificado por la crítica como uno de los más hermosos de la literatura norteamericana de la pasada centuria. Escrita en cuatro tiempos, con cuatro voces narrativas distintas y dividida asimismo en cuatro capítulos bien diferenciados, la acción se sitúa en el año 1904 durante la época de la Exposición Universal que tuvo lugar en la ciudad de Saint Louis. En ella, la familia de los Wolfe ha abierto un pequeño alojamiento que está destinado a los vecinos de su remota ciudad natal, Ashville, quienes han decidido acercarse hasta la localidad para visitar la Exposición.

Grover Wolfe, que tan sólo tiene 12 años y que es el niño al que hace referencia el título de la novela, tiene sin embargo una sensibilidad y una madurez excepcionales e impropias para su corta edad. A lo largo de las páginas que conforman el libro será su hermano mayor, el propio Thomas Wolfe, quien irá describiendo la búsqueda de su hermano muerto, de ese “niño perdido” que no puede ni debe ser olvidado.

Con el paisaje de la América profunda y provinciana como telón de fondo, la historia que nos relata el gran literato Wolfe posee un inigualable poder de evocación y, con una estructura narrativa perfecta, consigue crear una de las historias más bellas de las letras universales que aún hoy logra fascinar a quien se acerque a ella.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top