El vino de la soledad, de Irène Némirovsky

Irene-Nemirovsky

Desde sus comienzos como escritora, la brillante Irène Némirovsky tuvo de su parte el rbeneplácito de la crítica y del público casi con unanimidad. En este sentido su primera novela, que llevó por título “David Golder” y a la que después siguieron la impactante “Suite francesa” y la magnífica “El baile” dan buena muestra de su increíble talento.

Muerta trágicamente a la temprana edad de 39 años en un campo de concentración ruso puso punto y final a su más que prometedora carrera literaria que, en los últimos años, ha empezado a ser redescubierta. A este respecto, la obra que vamos a tratar en el artículo de hoy ha vuelto a ocupar los escaparates de las librerías con una enorme fuerza.

Lo cierto es que “El vino de la soledad” está cargado de un fuerte carácter autobiográfico. Ambientada, al igual que ya había ocurrido con “El baile” en París y teniendo como protagonistas a una familia rusa adinerada que se encuentra refugiada en la Ciudad de la Luz, Némirovsky relata la venganza que una joven tramará y tomará contra su madre una mujer (al igual que su propia progenitora) bella, fría y egoísta.

Yelena Karol, que así es como se llama la única hija del matrimonio ruso, y quien crecerá tan sólo con el cariño de su gobernanta, emprenderá un viaje que la llevará desde Ucrania hasta San Petersburgo pasando por Finlandia y recayendo finalmente en París, donde su familia decide instalarse al producirse el estallido de la Revolución Rusa.

A la muerte de su niñera y de su padre, a quien su esposa despreciaba, la vida de Yelena se volverá aún más difícil cuando se instala en su casa el amante de su madre; sin embargo, los años van transformando a la niña en una joven hermosa y, cuando esta comprende que el hombre se siente atraído por ella, no dudará en emprender la venganza.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:




1 comentario

  1. tezcatlipoca dice:

    Exelente reseña de la obra en cestiòn; y del libro no se diga, estoy seguro que es una obra de arte, suena muy bien.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top