La cúpula del cielo, de Sebastian Fleming

Desde que Dan Brown aterrizase con paso más que firme en el firmamento de los fenómenos superventas literarios con su Código Da Vinci, no han sido pocos los que se han aficionado a leer (y a escribir) sobre ciertos episodios relacionados con el arte y con el cristianismo que, a su vez y para darles más emoción, casi siempre vienen acompañados de una buena dosis de asesinatos y de intriga.

En este sentido, la novela de Sebastian Fleming se centra en la construcción de la nueva basílica de San Pedro de Roma en un momento en el que la ciudad, en plena efervescencia renacentista, está siendo gobernada por Papas tan libertinos como belicosos y en la que el dinero parece no tener una gran importancia.

Será Julio II quien encargue el proyecto al impulsivo Donato Bramante, quien deberá levantar una nueva iglesia sobre las ruinas existentes: pero no una cualquiera: la nueva sede debe de ser la más impresionante de todas las basílicas jamás construidas. Su tamaño, llamada a ser la más grande de todas las del mundo, deberá ser ejemplo asimismo del magnífico poder de la iglesia de Roma sobre las demás.

Sin embargo pronto aparecerá alguien que tendrá como máximo objetivo evitar que tal proeza se lleve a cabo, y estará determinado a hacerlo a cualquier precio. Porque, además, son muchos los que creen que sin la ayuda de Imperia, la cortesana de Bramante, éste estaría totalmente perdido.

No obstante, aún hay más. Porque “La cúpula del cielo” también cuenta la historia de otro genio del Renacimiento: Miguel Ángel, el gran rival de Bramante que no dudará en proyectar un edificio para San Pedro totalmente nuevo, con una cúpula tan enorme como lo pudiera ser el firmamento.

Sin duda alguna, la gran lección es que nunca debes de subestimar a tus enemigos aunque, quizá, en 1564 a alguien se le pasó por alto el consejo…

Título: «La cúpula del cielo»

Autor: Sebastian Fleming

Print Friendly, PDF & Email




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top