Horacio Quiroga, cuentos entre la belleza y la tragedia

Horacio Quiroga

Nacido en la ciudad uruguaya de Salto en 1878, Horacio Quiroga es uno de los más grandes escritores de cuentos en la historia literaria latinoamericana, cuya vida estuvo siempre condicionada por la tragedia. Perdió a su padre en un incidente de caza, el posterior suicidio de su padrastro y su primera mujer y también el homicidio accidental de un amigo llamado Federico Ferrando, dejarían una profunda huella en el escritor, así como en su obra, que nos muestra los horrores ocultos de la naturaleza (buen ejemplo de ello es su sobrecogedor relato «El almohadón de plumas») y de lo indefenso que está el hombre ante sus designios.

Autor de numerosos libros de cuentos infantiles, relatos de terror, poemas e incluso algunas novelas de temática paranormal y sobrenatural, la narrativa de Quiroga está fuertemente influenciada por autores como Poe o Guy de Maupassant. También es el autor del «Decálogo del perfecto cuentista», una serie de normas y consejos para narradores en las que analiza y describe todas las facetas del proceso narrativo.

Su pasión por la literatura se desarrolló mientras estudiaba en Montevideo, escribiendo su primera obra en 1898 (Una estación de amor) y creando la publicación «Revista de Salto» en Uruguay sólo un año después. En 1900, escribió «Diario de viaje a París», donde contaba sus impresiones sobre la Europa de la época y que se publicó a título póstumo.

Tras volver de Europa, elige Buenos Aires como residencia y retoma su aventura literaria publicando varios libros como «Los arrecifes de coral» (un libro de cuentos), El crimen del otro» o «Los perseguidos», inspirado en sus experiencias en la selva limítrofe con Brasil, a la que viajó acompañado de Lepoldo Lugones.

En el año 1909 obtiene el cargo de Juez de Paz en la localidad de San Ignacio, puesto que sólo ocuparía durante un breve periodo. De vuelta en la capital argentina, pasó a ocupar un puesto en la embajada uruguaya. Durante esta época publicó prácticamente un libro cada año desde 1917 hasta 1926, además de participar en distintas publicaciones y medios de comunicación.

Pero las cosas comenzarían a torcerse con la publicación de «Pasado amor», novela que no obtuvo mucho reconocimiento por parte del público y que marcó el principio de su decadencia. Abatido, Horacio Quiroga vuelve a la provincia de Misiones donde se dedica a otras tareas hasta 1935, año en que escribe su último libro de cuentos titulado «Mas allá». Cuando se le diagnostica un cáncer de estómago, el escritor elige suicidarse mediante la ingestión de cianuro el 19 de Febrero de 1937.

Bibliografía:

-Los arrecifes de coral (1901)
-El crimen del otro (1904)
-Los perseguidos (1905)
-Historia de un amor turbio (1908)
-Cuentos de amor de locura y de muerte (1917)
-Cuentos de la selva (1918)
-El salvaje (1920)
-Los sacrificados (1920)
-Anaconda (1921)
-El desierto (1924)
-La gallina degollada y otros cuentos (1925)
-Los desterrados (1926)
-Pasado amor (1929)
-Más allá (1935)
-Diario de viaje a París (1950)

Print Friendly, PDF & Email




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top